Después de mucho tiempo mimando este blog, ya podemos anunciar con muchas ganas que ya tenemos nueva página web. Una nueva forma de conectar con todos los apasionados de la ciencia y la filosofía dóndea partir de ahora incluiremos las reseñas que salgan de los libros publicados, los vídeos relacionados, las informaciones de interés…

Además, y a través de las redes sociales, la interactividad se incrementa. Esperamos vuestros comentarios, preguntas y sugerencias sobre las nuevas publicaciones, los vídeos sobre los autores, las curiosidades y las informaciones relacionadas con la divulgación científica.

¡BIENVENIDOS!

PÁGINA WEB BIBLIOTECA BURIDÁN

HAZTE FAN EN FACEBOOK

SÍGUENOS EN TWITTER

Captura de pantalla 2015-03-10 a las 13.40.10

Larevo
Durante los últimos años se ha hecho cada vez más obvio que la idea de que los genes codifican proteínas –el concepto básico de la genética– es tan solo un punto de partida para entender de qué forma el ADN proporciona una especie de software de control para el desarrollo del cuerpo. El hecho es que el llamado ‘ADN basura’ también parece tener una función importante en la forma en que los genes son activados y desactivados por diversos factores ambientales externos. Esto es algo más que genética. Es epigenética. La epigenética estudia todos aquellos factores no genéticos que intervienen en la determinación de la ontogenia o desarrollo de un organismo, desde el óvulo fertilizado hasta su senescencia, pasando por la forma adulta. El término ‘epigenética’ fue acuñado por C.H. Waddington en 1953 para referirse al estudio de las interacciones entre genes y factores ambientales que se producen en los organismos. La epigenética es el estudio de modificaciones en la expresión de genes que no obedecen a una alteración de la secuencia del ADN y que son heredables.
El libro de Nessa Carey ofrece multitud de ejemplos de cómo la epigenética influye en nuestro desarrollo, en nuestras enfermedades y en la forma en que heredamos nuestras características individuales. La nueva ciencia de la epigenética tiene importantes implicaciones filosóficas. En cierto modo sugiere que, en la polémica que dividió en su día a los evolucionistas entre lamarckistas y darwinistas, los primeros no estaban tan equivocados, porque el hecho es que heredamos algunas de las características adquiridas por nuestros ancestros. Superpuestos encima del código relativamente inmutable del ADN hay toda una serie de modificaciones y codificaciones no tan permanentes pero también heredables, que regulan si y hasta qué punto se expresan determinados genes. Estas codificaciones se interrelacionan con los factores ambientales de un modo que solo ahora empezamos a entender. El progreso de la epigenética está minando progresivamente el aspecto más simplista del darwinismo social. Si nuestro entorno físico y social interviene de una forma decisiva en cómo se expresan nuestros genes, la idea de que el éxito o el fracaso social están genéticamente determinados de una forma simple y unívoca ya no puede sostenerse dogmáticamente.

Nessa Carey es profesora de Biología Molecular en el Imperial College de Londres. Trabajó durante cinco años en el departamento forense de la policía metropolitana de Londres, y posteriormente obtuvo una licenciatura en Inmunología y un doctorado en Virología por la Universidad de Edimburgo. Durante diez años ha investigado en el campo de la biotecnología y desde hace un tiempo comparte la labor académica con su trabajo en el sector farmacéutico. La revolución epigenética es su primer libro.

9788415216612

Richard DeWitt
ISBN: 978-84-15216-61-2
Precio: 34 euros
472 págs.

Género: Cosmología
Historia y Filosofía de la ciencia

La edición original de Cosmovisiones ha sido aclamada en el ámbito académico como una de las introducciones más accesibles a la historia y a la filosofía de la ciencia que tiene a su disposición el lector interesado en estos temas. Escrito en un estilo claro y comprensible, es el texto ideal para quienes llegan a la historia y a la filosofía de la ciencia por vez primera.
Las relaciones entre la historia, la ciencia y la filosofía son complejas y fascinantes. En este libro se abordan algunas de las cuestiones epistemológicas más profundas, difíciles y fundamentales que pueden plantearse, pero gracias a la “lente de la ciencia” que utiliza su autor estas cuestiones se enfocan de un modo absolutamente nítido e inteligible.
Cosmovisiones persigue un triple objetivo y por ello el libro ha sido estructurado en tres partes. La primera proporciona una introducción a algunos de los temas fundamentales de la historia y la filosofía de la ciencia, temas como la propia noción de cosmovisión o visión del mundo que da título al libro; el método y el razonamiento; la verdad, las pruebas, el contraste entre hechos empíricos y hechos filosófico-conceptuales; la falsabilidad, el instrumentalismo y el realismo. En la segunda parte se explora la transición desde la visión aristotélica a la visión newtoniana del mundo, destacando el papel desempeñado por algunos de los temas filosófico-conceptuales implícitos en esta transición. Y la tercera parte considera los retos que plantean a la visión occidental del mundo los descubrimientos y desarrollos más recientes de la ciencia, y muy especialmente los de la teoría de la relatividad, la teoría cuántica y la teoría de la evolución. Estos nuevos descubrimientos plantean la necesidad de unos cambios sustanciales en algunas de las creencias fundamentales en las que casi todos hemos sido educados, por lo menos en el mundo occidental. Es difícil decir en estos momentos qué forma concreta adoptarán dichos cambios, pero es cada vez más probable que nuestros nietos hereden una visión del mundo sustancialmente diferente de la nuestra.

Richard DeWitt es profesor titular del Departamento de Filosofía de la Fairfield University. Además de la historia y la filosofía de la ciencia su trabajo como investigador se centra en el área de las matemáticas, la lógica filosófica y la filosofía de la mente.

La Tierra,
de los mitos al saber

Hubert Krivine
ISBN: 978-84-15216-33-9
Precio: 28 euros
336 págs.

Género: Cosmología
Historia de la ciencia

La ciencia contemporánea ha ampliado el campo de la historia: hoy sabemos que los seres vivos, la Tierra, el Universo, lejos de ser inmutables, son el fruto de una evolución que escapa a nuestros sentidos y que solamente se pone de manifiesto a través de la observación razonada que hace posible el método científico. Los discursos míticos y religiosos, en cambio, se basan en unos relatos imaginarios consagrados a inventar arbitrariamente, ex nihilo, esta evolución. Más allá de los prejuicios religiosos, que no han dejado
de combatir los logros de la ciencia (y no hace falta remontarse a la ejecución de Giordano Bruno o al proceso contra Galileo: hoy mismo los integristas cristianos en EEUU o los islamistas en Turquía, por ejemplo, prosiguen su lucha contra el darwinismo), existe una crítica fundamental al método científico, que cuestiona incluso el carácter de árbitro que ejerce en él la naturaleza.
El rechazo de la noción de verdad científica tiene dos fuentes. Una es la lectura literal de los textos sagrados, otra es un relativismo en boga entre determinados especialistas de las ciencias humanas para quienes la ciencia es un mito como los demás. De este modo, la noción de verdad se disuelve y es sustituida por un simple consenso social a través del cual finalmente todos los discursos, míticos o simplemente absurdos, se vuelven equivalentes.
Frente a esta irrupción del discurso social en el campo de la ciencia, Hubert Krivine se ha propuesto “rehabilitar la noción considerada ingenua de verdad científica contra la idea de que la ciencia no sería más que una opinión socialmente construida”. Para ello, ilustra su objetivo con dos temas: la edad de la Tierra y el movimiento de los planetas del sistema solar, y lejos de afirmar sus tesis dogmáticamente, muestra cómo las ideas sucesivas aparecen, se enfrentan y finalmente permiten que las verdades científicas –una Tierra de 4.500 millones de años, un sistema planetario heliocéntrico– emerjan entre una ganga de ideas más o menos falsas y absurdas. Y con ello demuestra que, al menos en ciertos casos, se produce efectivamente un progreso desde el mito al saber, un progreso que destrona a la creencia mítica y entroniza al conocimiento científico por razones que no tienen nada de arbitrarias, que no son una simple lucha por el poder entre concepciones que, intrínsecamente, no son ni más verdaderas ni más falsas unas que otras.

Hubert Krivine es físico. Ha sido investigador en el Laboratorio de Física Teórica y Modelos Estadísticos de la Université Paris-Sud, y da clases en la Université Pierre et Marie Curie.